f
s

Resumen del torneo Caos Primaveral, parte 2

Eventos
29.04.2019

Con el mismo formato de doble eliminación que la noche anterior, el sábado, el escenario estaba preparado para otro día de derramamiento de sangre intercontinental; esta vez, con lo mejor del hemisferio occidental de Conqueror's Blade en una emocionante serie de enfrentamientos.

Lamentablemente, a pesar de contar con cuatro equipos norteamericanos en el torneo, tres fueron lanzados rápidamente al grupo de los perdedores después de la primera ronda, y Salutaris Nova, Unity y Ordre Des Templiers avanzaron a costa de ellos. Del otro lado del cuadro, Ming parecía avanzar sin mucha fanfarria, dejando luchar a WildBlood y Falcata en lo que fue un tenso encuentro en la primera ronda, en la que la casa española avanzó con un margen mínimo.

En la siguiente ronda, lo más destacado resultó ser la contienda entre Salutaris Nova y Ordre Des Templiers, con la que la casa alemana avanzó para enfrentarse al equipo de Unity, que ya se había impuesto contra The Grand Order y Anarchy. Si bien pudimos disfrutar de un inicio reñido que hizo que Salutaris se afianzara, Unity se defendió y pudo resistir en todo el ancho del campo de batalla hasta que el enemigo se quedó sin refuerzos.
    

Habiendo enviado tanto a Falcata como a UniT al cuadro de perdedores (para que, eventualmente, se enfrentaran), tal vez, era inevitable que Ming y Unity se encontraran en el cuadro final de ganadores. Afortunadamente, fue un torneo que no decepcionó en lo más mínimo, con espectadores neutrales que disfrutan del resultado más reñido de la competencia hasta ahora, en el que menos de 20 puntos (de los 1500 posibles) separan a los dos equipos al final. Es un partido que vale la pena volver a ver como ejemplo del tipo de tácticas que es bueno adoptar cuando los esfuerzos por recuperar un punto de captura no dan resultado. 

Después de que Unity lo enviara al cuadro de perdedores, Ming tuvo que luchar contra Falcata por segunda vez en la competencia, y el ganador se enfrentaría a Unity en el mejor de tres partidos. Para Ming, fue una segunda batalla consecutiva de voluntades y tácticas hasta el final, pero para Falcata, que había luchado una larga campaña para recuperarse en la competencia, la venganza no iba a ser una opción. Por lo menos, no para Falcata. No aún.

Así, Europa y América del Norte se terminaron enfrentando en el partido decisivo del mejor de tres, representados respectivamente por Unity y Ming. A pesar del firme resultado de su primer encuentro, Unity tenía la ventaja de saber que podía triunfar, mientras que Ming, sin duda, estaba ansioso por vengarse de su oponente del otro lado del Atlántico.

Afortunadamente, el enfrentamiento final de la noche no decepcionó, especialmente el primer combate, que se llevó a cabo como si los equipos no hubieran abandonado el campo de batalla. Sin embargo, a pesar de que Unity reafirmó su dominio y tuvo la ventaja en el marcador después de la primera ronda, Ming pudo cambiar las cosas decisivamente en adelante. Para ambos equipos, fue una clase magistral medieval de tácticas en el campo de batalla, que iba a repetirse más pronto de lo que nadie había previsto.